Experiencias 09/07/2021

Tereza de Benguela, Felix Valloton.

Tereza de Benguela: Viva la lucha y la resistencia de las mujeres negras

Conozca la historia y la fuerza de una quilombola que es referencia para el movimiento de mujeres negras en Brasil.

Por Marli Aguiar

Las mujeres negras siempre han jugado un rol fundamental en la lucha por la liberación en Brasil. Sin embargo, como vivimos en una sociedad patriarcal, racista, sexista y excluyente, esta presencia y este reconocimiento siempre han sido invisibilizados. Es importante reafirmar que nuestros pasos y nuestras luchas son antiguas. Hablamos de un largo camino de mujeres negras que hicieron de sus vidas un ejemplo de lucha y resistencia y que pavimentaron el camino para el movimiento de mujeres negras contemporáneo, contribuyendo a los movimientos feministas, y para que sean reconocidas en las luchas sociales que siguen creciendo.

Podríamos hablar sobre varios nombres de Mujeres Negras que fueron y siguen siendo nuestras referencias, pero vamos a contar la historia de una de ellas: Tereza de Benguela, la reina del Quilombo de Quariterê, en Mato Grosso. El Quilombo estaba ubicado en la Serra dos Parecis, cerca del río Guaporé y Vila Bela da Santíssima Trindade. Entre 1752 y 1820, esta pequeña localidad fue la capital del estado. El descubrimiento de recursos minerales en la región del río Guaporé llevó a los colonizadores portugueses a ocupar la región, asegurando una expansión de la población blanca, y también llevando manos esclavizadas de negros y de indígenas.

Recordemos que antes de ser capital, ya habían negros esclavizados en aquella ciudad. Tereza de Benguela se hizo conocida en la región a partir de 1750 como reina del Quilombo de Quariterê, donde vivió y reinó hasta 1770, cuando fue capturada y asesinada junto a otras personas que pertenecían al Quilombo.

Teresa de Benguela era esclavizada fugitiva. Bajo su liderazgo y con presencia y actuación en las fugas de mujeres, hombres, negros e indígenas, fundó el Quilombo Quariterê. Durante este período, Teresa de Benguela comandó toda la estructura política, económica y administrativa del quilombo, elaboró ​​estrategias de organización y de defensa, intercambiando armas, alimentos con los blancos y expropiando aldeas. Se estima que en el Quilombo había aproximadamente 200 personas libres, incluidos negros e indígenas que huían de la esclavización y del trabajo forzoso en las haciendas de la región.

El Quilombo Quariterê fue un poderoso referente de libertad, vida comunitaria, de respeto por las diferencias, donde las personas vivían de todo lo que ellas mismas plantaban. En sus tierras se cultivaba maíz, frijol, mandioca, banano y algodón, que se utilizaba en la fabricación de telas y ropas que se vendía en las afueras del quilombo. Como espacio de libertad, los negros en el quilombo utilizaron el mismo hierro que los hirió y los tachaban de ganado, como arma de resistencia y organización.

Tereza de Benguela era la esposa de José Piolho, otro líder quilombola negro. Juntos administraron el Quilombo durante casi 20 años, como podemos ver en este registro de la época:

“Gobernaba este quilombo como un parlamento, con una casa designada para el consejo, al que, en los días señalados de cada semana, entraban diputados, siendo el de mayor autoridad, tipo por el concejal, José Piolho, esclavo de la herencia del fallecido Antônio Pacheco de Morais. Así lo hicieron, tanto que fueron convocados por la reina, que era quien presidía y se sentaba en ese negral Senado, y fue ejecutada al pie de la letra, sin apelación ni agravio. ”- Anal de Vila Bela del año 1770

Obviamente el Estado nunca toleraría semejante insolencia: un espacio de libertad y resistencia negra e indígena que permitió que existiera otra forma de vida y economía y, además, que fuera un referente para diversas partes del país. Una referencia positiva que circulaba entre las personas esclavizadas y que animó a innumerables hombres y mujeres a huir al Quilombo. Hubo varias resistencias a los ataques del ejército para destruir el Quilombo liderado por una mujer.

En el año 1770, el Quilombo Quariterê sufrió un fuerte ataque, a pesar de su resistencia y organización. Este ataque dejó muchos heridos y muchos fueron capturados, incluso Tereza de Benguela. Estas personas fueron humilladas, sufrieron violencia y rápidamente algunas fueron devueltas a sus «amos», marcadas para siempre como esclavos fugitivos.

La reina Teresa de Benguela sufrió aún más por ser la líder del Quilombo. Fue exhibida en una prisión pública para que la vieran todos, especialmente los que vivían en el Quilombo, para que sirviera de ejemplo a cualquiera que intentara hacer lo que ella hizo. Teresa de Benquela sufrió humillaciones y privaciones hasta su muerte. Su cabeza fue cortada y puesta en el centro del Quilombo de Quariterê, en un poste alto, como ejemplo y para la memoria de quienes intentasen seguir sus pasos.

La vida y experiencia de esta mujer Negra y Quilombola, la Reina Teresa de Benguela, no sirvió para generar miedo en los esclavizados capturados y quienes lograron huir, como pretendían el ejército y los campesinos. Ella fue un ejemplo de resistencia y motivación para continuar la resistencia y la lucha por la liberación. Aquí es posible ver cuánto el Estado siempre ha apoyado a la élite blanca brasileña, financiado la destrucción y la vida de los pueblos negros e indígenas para mantenerse en el poder y en control de sus vidas y tierras.

La experiencia del Quilombo de Quariterê sirvió de ejemplo principalmente para la resistencia de todos aquellos y aquellas que lograron escapar del ataque y conocieron la historia y cómo había sido asesinada la Reina Teresa de Benguela. Regresaron con fuerza para reorganizar el Quilombo de Quariterê. En 1795, sin embargo, con una nueva ofensiva del ejército y los terratenientes, el Quilombo Quariterê dejó de existir físicamente, pero no en la memoria de las mujeres negras que continuaron su legado hasta el día de hoy.

Las mujeres negras siempre han contribuido a la construcción de la resistencia y en la lucha por la emancipación y la liberación en Brasil y en el mundo, aunque este aporte siempre sea borrado y silenciado. La sangre desvanecida de Teresa de Benguela inundó la tierra e hizo germinar otros quilombos, otras resistencias. Gracias a la movilización y a la lucha de las mujeres negras y del movimiento negro, el 2 de junio de 2014, la Ley No. 12.987 en Brasil estableció el 25 de julio como el Día Nacional de Teresa de Benguela y la Mujer Negra. Un homenaje a esta mujer, símbolo de la resistencia contra la esclavitud. En esta misma fecha también celebramos el Día de las Mujeres Negras, Latinoamericanas y del Caribe.

Todas estas conquistas son resultado del legado de la lucha de Tereza de Benguela, Dandara, Akotirene y muchas otras mujeres negras de América Latina y el Caribe, que viven en la diáspora. Llegaron rompiendo el silencio, el látigo, la violencia, el genocidio y el feminicidio hasta la actualidad. Las mujeres negras, además de ser la base de la pirámide social que construyó y construye este país, también somos la base de la resistencia en esta sociedad, que constantemente quiere callarnos, silenciarnos, ya sea a balazos, por Covid, por genocidio, por el epistemicidio, por el encarcelamiento masivo de la población negra o por la incontable violencia diaria contra las mujeres negras, negras e indígenas. Violencia que sigue siendo apoyada, financiada y administrada por el Estado.

El rescate de las vidas y experiencias de las mujeres negras en la historia de Brasil es fundamental en la construcción de la liberación de quienes fueron invisibilizados durante siglos. Es importante decir que estas historias están ganando cuerpo y visibilidad desde las propias mujeres negras, movimientos de mujeres negras, colectivos de mujeres negras, saraos, literatura, escritos poéticos, cuentos, bailes, teatros, cordeles, mujeres negras intelectuales, científicas, médicas, investigadoras y multitud de espacios que estamos ocupando, creados y fortalecidos por nosotras, las mujeres negras.

Rescatamos la memoria y la lucha de Maria Felipa, Maria Firmina dos Reis, Esperança Garcia, Dandara, Akotirene, Alta de Souza, Antunieta de Barros, Laudelina de Campos, Jovelina Perola Negra, Carolina Maria de Jesus y muchas otras. Saber que Teresa de Benguela no se quedó callada y que su sangre riega y nutre la lucha de otras mujeres negras hasta los días de hoy es lo que nos da esperanza. Usamos la frase de la querida activista negra estadounidense Angela Davis: «Cuando la mujer negra se mueve, toda la estructura de la sociedad se mueve con ella».

Marli de Fátima Aguiar es una escritora-militante feminista negra, agente de defensa ambiental y educadora popular, cofundadora del Coletivo Flores de Baobá-Escritoras Negras y del Coletivo Carolinas e Firminas, de São Paulo, Brasil.

Traducido del portugués por Aline Lopes Murillo

Edición y revisión de Bianca Pessoa

Artículos relacionados

Boletín

Para acompañar las novedades de Capire y recibir nuestros contenidos en su e-mail, suscríbase a nuestro boletín.